¿adicta a la información?


En las últimas semanas he estado trabajando en el desarrollo y la entrega de mi programa virtual Nacer de Nuevo y Sanar el Alma, y lo de este fin de semana fue intenso. Lo que voy a compartirte en este blogpost quizás es lo que todos deberíamos escuchar cuando nos acercamos al final de un curso, de un programa, de un seminario, de un diplomado o de un libro. ¿Y ahora qué vas a hacer con esta información? Y yo creo que esa fue la mayor confrontación que recibimos en la sesión pasada de #Nacerdenuevo y #Sanarelalma mientras desarrollábamos el tema de la 'Falta de Integridad'.


En la entrega del contenido, fue necesario abordar una mal que sobretodo hoy, en la ‘Era de la información digital’ abunda mucho. Esto es, la adicción a la información. En general, leer libros, mirar videos y escuchar podcasts es algo muy saludable y beneficioso. Y por supuesto, para las que estamos comprometidas con un crecimiento tridimensional (esto es cuerpo, alma y espíritu), leer la palabra de Dios es parte de este insumo diario de información.


Pero llega un punto en el que si NO aplicamos esta información a nuestra vida cotidiana, ¿qué tan útil es realmente? Es sólo conocimiento, NO SABIDURÍA. Sabiduría es aplicar lo aprendido a tu vida diaria. Y llevada al plano espiritual, sabiduría es conocer la palabra de Dios y ponerla por obra. Esto es, actuar en consecuencia, porque eso es lo íntegro; seguir leyendo y seguir oyendo cosas buenas sin cambiar, no es íntegro.


El colmo de la falta de integridad es cuando llegamos a ser arrogantes con relación a nuestros conocimientos y hasta miramos con desdén a los que según nosotros, son ignorantes. Y peor aún, esto pasa también entre los cristianos cuando nos convertimos en personas con un alto EGO espiritual, y entendemos que porque hemos leído la Biblia chupecientas veces y nos la sabemos de memoria, nadie puede ser crítico de nuestras acciones y estamos por encima de los demás. Nada más lejos de la realidad. Justo sólo uno. ¡Jesús! Y siempre hay algo en lo que podremos y debemos mejorar. Pero el meollo del asunto, no es todo lo que sabes; sino todo lo que haces en base a lo que sabes. ¿Has sido realmente transformada por la palabra de Dios? ¿Cuando estás en lo oculto, cuando nadie te ve, es tu vida un testimonio que traería a cualquier ‘no creyente’ a los pies de Cristo; queriendo lo que tú tienes y para vivir con la gracia que tú vives?


La integridad nos llama a ser oidoras y hacedoras de la palabra. Con toda esta información que leemos y escuchamos, somos desafiadas por el mensaje pero no cambiadas. Recibimos convicción, ‘me sentí mal’ pero no me acabo de convertir en una nueva criatura. Somos oidoras de la palabra, pero no hacedoras; y por tanto, vivimos engañadas.


Por otro lado, buscar sin cesar nueva información no es sólo una distracción sino un escape. Realmente estamos perdidas, pero nos asusta salir de nuestra zona de confort. Nos convencemos que todavía no estamos listos para hacer un cambio, por lo que pensamos "Bueno, ¡realmente debería leer más acerca de esto antes de decidir cuál es el mejor curso de acción!" ¡Excusas! eso se llama simplemente área de confort y un terrible miedo a salir de ella. Pero ese miedo no te excusa de ser una persona sin integridad.


Yo creo que la mejor salida de esta trampa y de esta adicción, es tomar pequeñas dosis de información para inyectarlas a nuestras acciones diarias. Empezar a crear pequeños hábitos, enfocarse en un pequeño cambio a la vez hasta perfeccionarlo y dejar atrás eso que la biblia le llama “el hombre viejo”. Que no es más que esa persona que ya no quieres ni debes se más, sobretodo si profesas ser cristiana, porque has nacido de nuevo. Ya que la biblia dice que el que 'nace de nuevo', nueva critura es.


Otra buena recomendación es tener un ‘accountability partner o un accountability coach’. En una persona con quien rindes cuentas cada X tiempo, y con quién a cierto punto de la relación tendrás que venir con buenas nuevas de cambio, porque sino como dicen los colombianos: "¡Qué pena con usted!”


Cuando a pesar de tener luz, decides caminar 'sola' en la oscuridad, puedes resultar herida. Eso es exactamente lo que previenes cuando caminas de la mano de Dios. Él sabe lo que está adelante y refleja la suficiente luz para que des un paso a la vez. Debes continuar andando en esa luz para que llegues a tu destino. #integridad #mujertridimensional #transformadasporcristo


0 views
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon
ContactO

C/Luis Desangles # 37

Evaristo Morales

Santo Domingo, R.D. 10147

​​

Tel: +1 809 299 2831

yira@yiravermenton.com

© 2017 by Life & Business Coach Yira Vermenton